Wye Oak
“The Louder I Call, the Faster It Runs”

 

Lanzamiento: 06/04/2018
Artista: Wye Oak
Formato: LP
Sello: Merge Records
Género: Indie Pop
Por: 
iTunes
Spotify

 

Wye Oak se dio a conocer a raíz de Civilian, aquel disco de 2011 en el que el propio sencillo que le da vida al material se popularizó gracias a la serie de The Walking Dead. En ella, pudimos notar la melancolía que emanaban sus sonidos; la tristeza. Gracias a ello, la sucesión de escenas que vimos en la serie de TV tenia un realismo inenarrable. Sin embargo, muy poca gente profundizó en el propio material que la banda había hecho hasta entonces, excluyendo temas fantásticos como Talking About Money del álbum The Knot y esa melancolía aún más pronunciada por los acordes loopeados que erizan la piel. O un caso aún más excepcional es The Tower del disco Shriek y ese riff pegadizo justo antes del coro. Sin duda una canción que nos hace entender que el dueto norteamericano es parte de un colorido abanico de sonidos que no se limitan a un solo contexto como el melancólico y lo añorable. Definitivamente podría mostrar muchos más ejemplos, pero dependerá del gusto del lector el profundizar en la carrera del dueto.

Ahora bien, Wye Oak trae consigo un material discográfico llamado The Louder I Call, the Faster It Runs con una propuesta diferente, tanto que le ha valido una posición relevante en la crítica. Sonidos que enfatizan más lo sintético y una voz mucho más enfocada a lo ameno y alegre. Y es que desde que se reproduce el álbum, se nos deja entrever el camino que seguirá el disco. (tunning) el cual es el primer track es como el groove que ya trae el dúo consigo. Un pequeñísimo preludio de apenas 37 segundos que confunde al oyente al no saber en qué momento termina el primer track y en qué momento comienza el segundo. The Instrument , el segundo track, es un tema en el que apenas se nota la presencia de la guitarra, pues los sonidos ambientales generados por los sintetizadores apenas dejan espacio para lo convencional. The Louder I Call, the Faster It Runs es el tercer track y es, también, aquel que le da nombre al material. En este tema podemos apeciar, como ya se venia anticipando, la casi imperceptible aparición de una guitarra convencional, pues la instrumentalización se centra más en lo inorgánico. Sin embargo, lo más grandioso de esta pieza es el coro y el sonido casi oriental que posee. Hoy en día se apuesta mucho por lo electrónico, por lo vanguardista, por ese beat que acompañe una canción, evolucionando a lo nuevo y tendencioso.

Lifer posee, quizá, la distorsión en guitarra más agresiva hasta ahora. Ese solo de guitarra que pareciera desafinado contrasta con el resto de la canción, pues es una pieza que se basa en los sonidos evocados de dicho instrumento. Un pequeño riff clean se deja notar durante toda la canción mientras Jenn Wasner dice: Did you say that life could be better?

De los temas imperdibles en el material es It Was Not Natural, ya que el piano emulado en esta pieza es fantástico, la guitara solo matiza como si de un pequeño pincel se tratase en ciertas partes de la canción dejando entrever un pequeño sonido funk. Como si eso fuese poco, la voz de Jenn armoniza más allá de lo meramente técnico. Pues evoca de ella un agradable sentimiento de esperanza: “Only human hands could give us something so unforgiving Something so unforgiving”. Después de ello, nos encontramos con un tema llamado My Signal el cual es sinfónico y el cual deja percibir con desnudo la voz de Jenn, aunque bastante experimental dentro del álbum, es un tema que vale la pena escuchar con audiculares para contemplar mayormente su esplendorosidad.

Over and over es un tema con un tempo mucho más rápido que deja percibirse por la guitarra. Es de esos temas que parecieran sacados de un spot de TV promocionando algún producto, pues es el propio sintetizador el que juguetea con esos sonidos.

Wye Oak es una banda que ha saltado a algo más acorde a la época, dejando de lado lo convencional y apostando aún más fuerte por lo sintético. Sin embargo, la voz de Jenn aún está acostumbrada a esa melancolía que los ha caracterizado siempre. No querer cambiar ese estatuto debido al confort es algo que muchos proyectos hacen. Quizá es el primer paso para que la banda logre consolidarse en un nuevo campo más allá del que ya tiene manejado perfectamente. Incluso después de meter sonidos nuevos, sinfónicos, plásticos o convencionales al indie rock de la década pasada.

Comenta