Royal BloodRoyal Blood
“Royal Blood”

 

Lanzamiento: 25/08/2014
Artista:
 Royal Blood
Sello: Warner Bros, 2014
Género: Hard RockAlternative Rock
iTunes.
Spotify.

 

El esperado debut de un dúo originario de Brighton que nació apenas el año pasado, el cual está conformado por Mike Kerr y Ben Thatcher, con un sonido entre garage, blues y grunge el cual ha dado qué hablar a toda la crítica musical mundial por sus fuertes riffs salidos del poderoso bajo de Kerr lleno de distorsión y el grandioso golpeteo de Thatcher. El homónimo álbum fue lanzado bajo el sello de Warner y contó con Tom Dalgety en la producción. La música de Royal Blood está inspirada en la primera época de Muse, así la describe el dúo y así la podemos catalogar, aunque yo le agregaría un toque agresivo de guitarras inspirado en The White Stripes.

Desde el riff inicial de “Out Of The Black” ya se evidencia que el concepto del rock del dúo inglés (Mike Kerr y Ben Thatcher) tiene mucho más que ver con la asimilación descarnada y sin complejos de las bandas nórdicas o estadounidenses que con la idea más domesticada e inofensiva de británicos como Palma Violets o The Strypes. En un momento en el que el rock pasa por una de sus cíclicas fases de ostracismo, son muchas las jóvenes promesas que van dejando señales que una nueva recuperación del género se acerca. Allah-Las, The Orwells o estos Royal Blood miran a diferentes referencias del pasado a la hora de dar con su fórmula, pero las alimentan de una vitalidad y atrevimiento que los hace actuales y relevantes. En el caso que nos ocupa, unas guitarras pesadas (en realidad Mike Kerr toca un bajo-guitarra) herederas del grunge se fusionan con estructuras y ritmos que recuerdan al viejo blues rock setentero y unas melodías y voz que reviven el legado todavía reciente de The White Stripes, como se los mencionaba anteriormente. “Royal Blood” se conforma como un bloque homogéneo de buen rock, y se presenta como una de las mejores sorpresas musicales que nos va a deparar el 2014. 

“Come On Over” comienza con un riff impecable parecido al de ‘In Your World’ de Muse, un tema con mucho punch,  en “Figure It Out”, quien lleva a la composición a un dramático y épico desenlace. Tal vez la canción más preciosa y soberbia del disco es “You Can Be So Cruel”, sin dejar aún lado “Blood Hands” y su alma ‘stone rock’. El álbum se mantiene a una gran altura y es aquí cuando pasamos a la mejor canción del LP y que sin duda se convertirá en una de las más destacadas del año: “Little Monster”. En “Careless”escuchamos un rasgueo bluesero. “Ten Tonne Skeleton” tiene un ritmo impresionante con riffs interminables y de nueva cuenta, una letra sobresaliente y acorde al zigzagueo impuesto por el bajo.

Lejos de superlativos y de las ganas que hay de que triunfe una banda de sus características, es un buen debut, de fácil digestión y disfrute instantáneo, un festival del riff. Diez canciones que aprovechan la desnudez de su base para exponer rápidamente lo que quieren, temas de aquel blues rock endurecido tan revisitado, a veces hasta el hastío o la indulgencia más banal. El mérito es que consiguen que la suya sea una aproximación nada original, más bien derivativa, pero sí vigorizante, y esto solo se consigue con desparpajo, talento e ideas claras. Lo único que podría reprocharle a este álbum sería que hubieran agregado un toque de originalidad, un toque que los distinga de sus influencias. 

Reseña Panorama
Calificación:
7.0
Compartir

Comenta