LCD Soundsystem
“American Dream”

Top Music

Lanzamiento: 01/09/2017
Artista: LCD Soundsystem
Formato: LP
Sello: Columbia Records/DFA Records ; 2017
Género: Disco-Punk
Por: @Jorge_Mimbrera
iTunes
Spotify

 

LCD Soundsystem, en efecto, se originó como una idea secundaria del colectivo DFA Records de James Murphy en 2002 con “Losing My Edge”, el himno/monólogo que definió una era, (“I’m losing my edge to the internet seekers who can tell me every member of every good group from 1962 to 1978”). Sin embargo, el representar a un sector élite de Nueva York también los llevó a ser una de las bandas más importantes de disco-punk de culto. Murphy, líder y mente detrás de la escritura, producción y composición de LCD, es un tipo muy centrado, sarcástico y con más experiencia de la que podríamos imaginar. Siempre le gusta dar sentido a los proyectos en los que se involucra y, en efecto, puede contar alguna extraña historia de cómo es trabajar con David Bowie o alguna otra leyenda, si se lo propone.

A través de una exquisita trilogía de discos, que concluyó con “This Is Happening” de 2010, Murphy nos llevó de lo desvergonzado a sectores más reales y gloriosos. Como múltiples veces lo ha manifestado, Murphy ve a LCD como “una banda acerca de otras bandas”, pero la raíz de lo que LCD es en sí está más enfocada en el gusto inteligente y auténtico de cómo la música puede ser una pieza fundamental en la personalidad de cualquier ser humano.

A pesar de eso, el ya lejano 2 de abril de 2011 vio a LCD Soundsystem ofrecer lo que en su momento consideraron su espectáculo final, realizado en el Madison Square Garden, uno de los lugares más emblemáticos de su natal Nueva York. Esa noche fue instantáneamente legendaria y, por su puesto, sentimental, explosiva y dramática. Constituida por múltiples momentos gloriosos y un final perfecto, el concierto recibió una documentación épica: “The Long Goodbye”, su icónico álbum en vivo.

Desde principios del año pasado, la banda regresó para ofrecer una gira mundial de reunión y confirmaron que se encontraban trabajando en su cuarto álbum y el primero con el sello Columbia Records. Desde ese momento, el verdadero el desafío para Murphy y su banda —que en los escenarios lucían emocionados de volver a tocar juntos— era trascender la nostalgia de la gira, así como convencen a los fans escépticos que se sintieron traicionados.

El cuarto álbum de la banda, “American Dream”, finalmente ha llegado. Han pasado siete años desde su último material y no sólo una separación y reunión sucedió en la vida de Murhpy. Ahora, con 47 años y un hijo de 2 años, Murphy ha renacido como músico y persona, demostrándolo en sus preocupaciones y en los temas que abordan sus nuevas letras. El sonido de “American Dream” aún conserva parte de la esencia de LCD: encontramos infinitas capas de repeticiones y ecos frenéticos que pacientemente llegan a un momento explosivo. Sin embargo, aquí los momentos de liberación de energía sonora son mucho menos eufóricos; todo se concentra y causa una sensación sónica más pesada, oscura y caótica. Las letras no son explícitamente políticas, pero en temas como “How Do You Sleep?” y “Call the Police” se puede percibir la tensión que el mundo está atravesando en este momento.

Entre las muchas cosas que Murphy experimentó en el tiempo del hiato de LCD, se encontraron un sinfín de rupturas, incluyendo un divorcio. “Oh Baby”, la primera canción del disco, es, en efecto, una canción de ruptura. Sin embargo, se siente soñadora, espaciosa y un cómoda introducción a los 70 minutos de “American Dream”. A través del disco, Muphy retoma ese espíritu soñador en temas como “I Used To”, aunque la instrumentación en este tema se enfoca en sus influencias formativas del rock, al igual que en “Emotional Haircut”.

“How Do You Sleep?” es el clímax perfecto para el álbum: una canción de nueve minutos completamente salvajes y cuidadosamente bien estructurados. La tranquila percusión y los bajos sintetizadores se mantienen a lo largo de 5 minutos, para que el ritmo completo llegue a un punto explosivo y se mezcle entre cantos enigmáticos y versos más directos de Murphy, expulsados desde lo más profundo de sus entrañas: “I must admit: I miss the laughing / But not so much you”, canta. Parte de la tensión se libera en “Tonite”, una de las canciones que instrumentalmente se remonta a las raíces de LCD. Los sintetizadores vintage, los riffs de guitarra parpadeantes y los temas habituales de Murphy hacen de esta canción un hit inmediato para la pista de baile, y es, probablemente, lo más cercano a su sonido en “Sound of Silver”.

El álbum, por supuesto, incluye referencias a David Bowie, Lou Reed, Leonard Cohen y Alan Vega de Suicide, todos los cuales fallecieron en los años desde el último disco de LCD. En la canción final del álbum, “Black Screen”, Murphy se muestra arrepentido y doloroso. No menciona ningún nombre en sí, pero podría ser una carta de despedida para todos ellos o para Bowie, específicamente, quien fue una de las personas que le sugirió que reuniera a LCD, mientras Murphy trabajaba con él en las sesiones de su álbum final, “Blackstar”. La instrumentación aquí es distinta a cualquier canción de LCD, a través de 12 minutos, los sintetizadores y los vocales bajos de Murphy conjugan una imagen sonora infinita y reflexiva que se adorna de un elegante piano para despedir de manera satisfactoria un disco que marca un renacimiento.

“American Dream” es la composición más sombría de Murphy que desafía la lógica y la aterriza. “American Dream” es un triunfante regreso en el que Murphy crea un mundo donde puedes encapsular un lugar y un tiempo, una vez más. En cierto punto, el álbum no es sólo el sueño americano en sí, es una ansiada realidad.

Reseña Panorama
Calificación:
8.9
Compartir

Comenta