Reseña: Kurt Vile – “b’lieve i’m goin down”

1077
kurt Vile - b’lieve i'm goin down
Kurt Vile
“b’lieve i’m goin down”

Top Music

Lanzamiento: 25/09/2015
Artista: Kurt Vile
Formato: LP
Sello: Matador, 2015
Género: Folk rock
Por: @_FerGM
iTunes.
Spotify.

Esta generación de músicos de ‘rock’ se aferran a ella en su fe que el género todavía vive y respira. Ya se trate de John Dwyer de Thee Oh Sees usándola para reunir la locura psicodélica o Adam Granduciel de The War on Drugs para combatir su ansiedad sobre “Red Eyes”. En cuanto a Kurt Vile, su vehículo de expresión artística tiene millones de millas en él, y su aceptación de este lo convierte en el compositor ideal para la generación que estamos viviendo. No hay historias que no hemos escuchado, unos riffs y tonos que no han sido grabados, y no hay canción de amor que no hayamos oído. Pero independientemente de las influencias, la historia que no se ha creado es el concepto personal sobre cualquier genero. Nadie ha contado la historia de Kurt Vile excepto Kurt Vile, y hay una diversidad de expresión en “b’lieve i’m goin down”. La disposición brillante en “Pretty Pimpin” es engañosa y fuera de contexto, es un hombre más complicado lo que una canción podía explicar. Las primeras canciones, revelan la sección central del álbum mostrando que su verdadero antecesor es “Smoke Ring for My Halo”, y no “Wakin on a Pretty Daze”.

“Wheelhouse”, abre la puerta a la siguiente etapa en el estado mental de Kurt. La primera estrofa es una acción incoherente de la información, donde él canta acerca de hablar demasiado, tratando de escuchar a su hija a pesar del zumbido en sus oídos, y la aceptación de la soledad. Todo está resumido en 25 segundos, marcando levemente un nuevo territorio, pero efectivamente, toda la segunda mitad de la pista se dedica a la repetición, de palabras que pueden asumir múltiples significados para la canción.

“Lost My Head No”, tiene una ranura en el piano que se transforma poco a poco en una onda instrumental que tiene que repetir Kurt, una vez más. En “All In A Daze Work”, Vile admite; “I guess I got my mind all twisted/well all in a daze work”, su decisión de dar un paso atrás de la psicosis en toda banda.

Lo que hace específicamente que estos momentos calmados funcionen tan bien para un 2015, es (una vez más) el cambio de baterista. Sacrificar los latidos texturales de Mike Zanghi, por Stella Mozgawa de Warpaint. Pero además de nuevos músicos, Vile juega con la dicotomía de animar a la gente a perseguir sueños, y al mismo tiempo sonriendo sobre su posición en la industria y la poca oportunidad que otros puedan tener de alcanzar. “Wanna live a life like mine/I be doin’ it baby all the time/to do so you got to roll with the punches”. Cabe mencionar que otro de los puntos más fuertes es este álbum, es que sus letras son tan prácticas y realistas, como para que la mayoría nos sintamos identificados en alguna situación de nuestra vida.

Y a pesar de que bromea sobre “Life Like This”, Kurt es muy serio en la pieza central, “Stand Inside”, donde trabaja sólo con piano y guitarra. El sonido físico de sus dedos raspando las cuerdas es tan perceptible como su amor por su esposa. “Don’t stand by my side/stand inside/that’s my good girl/my whole world turning on the couch”.

Kurt, es el tipo común y corriente, expresando su lado soleado, a su lado gris, su lado con exceso de confianza, y su lado paranoico, en general un individuo complejo que siempre sale como honesto. Es cierto, Kurt ha expresado sentimientos similares a los de “b’lieve i’m goin down” en toda su carrera, pero eso no quiere decir que ellos no puedan pertenecer también en esté LP. Hay que asegurar que la evasión de Kurt de la mediocridad no es menos profunda dese que tuvo una esposa, una hija y un lugar entre los grandes del rock and roll.

Comenta