Foals
“Part 1 Everything Not Saved Will Be Lost”

Lanzamiento: 08/03/2019
Artista:  Foals
Formato: LP
Sello: Warner UK; 2019 
Género: Indie Rock / Dance Punk
Por: @luis_fnandz
iTunes
Spotify

Foals es una banda que se encuentra en boca de todos ya que se ha ganado un lugar sumamente importante entre los carteles más importantes del mundo. Y es que la banda logró la cúspide tras el fantástico álbum Holy Fire en 2013 el cual fue catalogado como uno de los mejores de ese año y que seguramente también lo será de la década. Después de ello, la agrupación británica compartió el álbum What Went Down en 2015, álbum que tenía un vara alta por superar. Y es que según palabras de la banda, ellos intentaban buscar su sonido en vivo, lo cual ya era un indicativo de que la banda buscaba experimentar tras el éxito del material pasado. Ahora bien, la banda se enfrentó a una situación particular al anunciarse la salida del bajista Walter Gervers lo cual desembocó en la decisión de no tener bajista para este nuevo proyecto.

Ahora, cuatro años después, Foals trae consigo un nuevo material discográfico que se compone de dos partes. Hoy por hoy, tenemos la parte 1 Everything Not Saved Will Be Lost. Y es que al momento de descargar las canciones del álbum en mi reproductor de música, me llamó la atención la leyenda que describía a esta nueva producción el cual rezaba de la siguiente forma: «el LP más visceral de su carrera». Por supuesto que es más crudo y es que gran parte de las letras hacen referencia a tal descripción. Empero, yo también lo llamaría polimórfico ya que es un álbum repleto de texturas, de colores y de sonidos que se entrelazan y se separan. Se repelen y se atraen. Es un vaivén desde el primer track. Primordialmente y para empezar, debo destacar la creación armónica del primer sencillo que nos compartió el ahora cuarteto británico. Exits. El hi-hat a contratiempo es fantástico y le da una identidad propia durante toda la canción. El sintetizador tiene la naturaleza de ambientar el lugar. Es como una enorme pared blanca que se va llenando poco a poco con cuadros decorativos en lugares específicos, como si tuvieran vida y cada uno supiera su lugar sin empalmarse. La guitarra apenas existe y es solo para texturizar, apenas perceptible y es aquí donde encontramos que ya no es fundamental en el músico de hoy en día.

Temas como White Onions son potentes y parecen sonidos extraidos directamente de 1980. La composición recuerda al intro de una película de aquella época mientras que la letra parece un potente estruendo que irradia la ansiedad por terminar las oraciones. Yannis lo canta: «I’m getting late now, my head goes ka-boom». Como quien tiene la necesidad de terminar rápido para saciar el sentir. Sin embargo, la nostalgia por la segunda mitad del siglo XX no se termina con este sencillo. Al contrario, temas como On The Luna tiene un riff creado con los sintetizadores que recuerda a aquella época, así mismo la aparición de la guitarra creando un acompañamiento similar al Funk hace intensificar el color en esta canción. Sin ligar a dudas el peso que tiene el sintetizador en este material es notorio, pues en gran parte de los temas se desarrolla como piedra angular de la canción. Casos como en In DegreesCafe D’Athens el acompañamiento por parte de este instrumento sale a flote al crear una atmósfera de colores primarios. Pues parecieran cánticos hechos desde las copas de los árboles.

Pero así como experimentamos la caiga vertiginosa desde lo alto de una colina con los temas con un metrónomo en más de 130, encontramos la contraparte que corresponde a temas más melódicos, más centrados en la lírica y solo en tenues acompañamientos que sirven como soporte y escenario. Tal es el caso de I’m Done With the World (& It´s Done With Me) Sunday. En el primero, un título bastante metafórico y pesimista, pues explica la pérdida de la fe en el mundo que precisamente termina en otoño, donde las hojas caen pero, sobretodo, se secan y no queda sino naturaleza muerta. Por otro lado, Sunday es de los mejores temas del álbum y, por extraño que resulte, se enfoca más en la letra misma que en el sonido que evoca (que por supuesto es necesario), pues es una metáfora de nuestro modus vivendi al día de hoy. Quizá atrapados en la monotonía de nuestras vidas, pues la edad que tienes hoy en día es el tiempo que ya no tienes. «We got youth to spend».

Foals innovan al traer consigo un álbum dividido en dos partes de la cual la primera se centra en lo irremediable de la vida, de la consciencia por lo que ya no se tiene, pero también aperturando puerta hacia un paso más allá del confort humano. Estos temas salen del ya comúnmente amor – desamor hacia una persona. Van más allá del común denominador que conjuga y exprime el músico desde hace mucho tiempo.

Comenta