Foto por Kimberley Ross

Jonny Greenwood fue el último invitado en el podcast de Adam Buxton. En una conversación en el Royal Festival Hall de Londres, el guitarrista de Radiohead y el comediante británico hablaron sobre la improbabilidad de que Radiohead hiciera un documental retrospectivo, la obsesión infantil de Greenwood, Mark E. Smith, y su “bromance ligeramente nauseabundo” con Paul Thomas Anderson, cuya nueva película, “Phantom Thread”, presenta un score de Greenwood. Terminó interpretando “House of Woodcock”, un corte de la película. Escuchen la conversación en este enlace; la presentación comienza en la marca de 25 minutos.

Greenwood comienza la charla expresando su disgusto por los documentales en los que personas reflexionan sobre sus lejanos pasados musicales. “A menudo hablamos de hacer un documental en el que pretendemos estar realmente enojados y amargados el uno con el otro”, dice sobre Radiohead. “Es algo de lo que es agradable hablar, pero creo que nunca se hará”.

Él continúa diciendo que quería que la partitura de “Phantom Thread” fuera fácil de llevar en vivo, de modo que los cines pudieran enlistar pequeñas orquestas locales para actuar en las proyecciones. No funcionó: “Paul siguió pidiendo sonidos de sección de cuerda cada vez más grandes. El romance, la gran cosa exuberante, y eso no encajará en el Phoenix”. De las instrucciones de Anderson, Greenwood continuó: “Básicamente me gusta enloquecer, y estaba bromeando sobre lo poco romántico que es Radiohead. Y él dijo: ‘Vamos, debes tener algo de romance en ti. Dame más cuerdas’. Y quería que la música fuera realmente inglesa y realmente romántica, y que la escribiera yo, lo cual se siente como una gran contradicción a tres bandas ahora que lo he dicho”.

Greenwood luego insinúa la posibilidad de que asista a los Oscar. “Mi esposa piensa que es bastante ridículo”, dice. “Pero luego me di cuenta de que estaba bastante satisfecho conmigo mismo ante la idea de no ir, y creo que siempre es bueno resistir ese tipo de impulso, ese tipo de sonrisa. Así que tal vez hagan lo contrario a ese impulso… Pero nadie quiere ver una versión sudorosa de mí, dando vueltas, mirando avergonzado. Divertir a Paul, creo, es el objetivo principal. Lo que sea que lo entretenga”.

Sobre el tema de Mark E. Smith, dice: “Su voz era completamente la voz de mi adolescencia. Más que cualquier otro cantante, fácilmente. Cuando pienso en mí mismo en mi habitación, es Mark E. Smith quien habla o despotrica por algo”. Continúa describiendo haberlos visto en la gira Kurious Oranj, su primer concierto. “No pude soportarlo”, dice. “Recuerdo haber caminado fuera de Oxford Polytechnic y parado afuera. Yo todavía podía escuchar toda la música y las canciones. Simplemente no podía entender lo que era. No estaba aburrido, y no estaba asustado. Simplemente me golpeó; era una de esas cosas. Y terminó haciéndome adicto a lo que estaba haciendo”.

Comenta